02 May
02May

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 

1 Corintios 10:13

Es inevitable: hoy serás tentado por alguien o por algo; de hecho, probablemente serás tentado en innumerables ocasiones. He aquí la buena noticia: el Creador ha prometido que, con Su ayuda, podrás resistir todas y cada una de las tentaciones a las que te enfrentes.

Dios está siempre contigo, y si tú haces tu parte, Él hará la suya. Pero, ¿cuál es exactamente tu parte? Un buen punto de partida es simplemente aprender a reconocer las tentaciones sutiles que te rodean. Las imágenes de la inmoralidad son omnipresentes, y pretenden secuestrar tu mente, tu corazón, tu bolsillo, tu vida y tu alma. No se lo permitas.

El enemigo es laborioso y creativo para el mal; está trabajando 24 horas al día, 7 días a la semana, y está causando dolor, angustia, trauma y tragedia de más formas que nunca, y mucho más aún en personas que han decidido alejarse de Dios o que todavía no han podido hallarle. Tú, como cristiano, que conoces la verdad, debes permanecer vigilante y fuerte, apto y preparado para la batalla, empezando hoy y perseverando hasta el final.

La mayoría de los cristianos no saben o no se dan cuenta plenamente de que el adversario de nuestras vidas es Satanás y de que su principal herramienta es nuestra carne, nuestra vieja naturaleza. Se hacen muchas bromas sobre tan fuerte enemigo, pero el no es ninguna broma. Se le llama engañador. Para lograr su propósito, ciega a la gente ante su necesidad de Cristo. 

En nuestro mundo actúan dos fuerzas: las fuerzas de Cristo y las fuerzas del enemigo, la decisión mas importantes es que hagas la correcta elección. Dios nos dé a todos la sabiduría, para elegir en todo momento, el camino correcto. 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.