06 May
06May

Si alguien se mantiene limpio, llegará a ser un vaso noble, santificado, útil para el Señor y preparado para toda obra buena.
2 Timoteo 2:21

El vaso era un instrumento muy utilizado en los contextos bíblicos con funciones muy variadas para el almacenamiento o la exposición.

¿Recuerdas el milagro de la multiplicación del aceite en la vasija de la viuda? ¿O el vaso en las manos del alfarero, restaurado luego de romperse? ¿O recuerdas el precioso vaso de alabastro con perfume carísimo que fue roto y derramado sobre Jesús? Hay otros pasajes en los que este simple utensilio aparece mostrándonos la importancia de su utilidad.

Además de mencionar los recipientes, en la Biblia se usa también la metáfora del vaso. En el texto de hoy, Pablo orienta a Timoteo sobre los vasos de honra y deshonra en la casa de Dios. 

Separarse del mal es un prerrequisito para recibir honra y ser usado por Dios

La purificación del mal, de las enseñanzas falsas, de las contiendas y de conversaciones inútiles es fundamental para todos los que desean ser vasos de honra para Dios. 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.