13 Dec
13Dec

Si un gobernante atiende la palabra mentirosa, Todos sus servidores serán impíos. 

Proverbios 29:12

A veces puede haber personas que te intimiden. Quizá actúen mediante la coacción o parezcan ejercer un poder que podría doblegarte. Así que, para caerles bien, puedes sentir la tentación de hacer lo que te digan aunque lo que te pidan no esté bien. Pero comprende que lo que les mueve no es tu bienestar, sino una necesidad impía de control que no se aplacará. Y, en última instancia, seguirlos te llevará por un camino destructivo (Proverbios 14:12).

Esto era sin duda cierto para el rey Nabucodonosor de Babilonia, que tenía el mayor ejército del planeta y dirigía la superpotencia incontestable de la época. Nabucodonosor promulgó un decreto por el que todos debían inclinarse ante la inmensa estatua de oro que había erigido o serían ejecutados (Daniel 3). 

Tres hebreos de la multitud -Shadrach, Meshach y Abednego- comprendieron que sólo se debía adorar a Dios. Así pues, podían obedecer al Señor y ser condenados al horno de fuego o rendir homenaje a Nabucodonosor y deshonrar a Dios.

Por supuesto, aquellos hombres fieles honraron al Señor. Sí, fueron arrojados al fuego por ello, pero Dios los libró milagrosamente de él. Y gracias a su valor, Nabucodonosor reconoció al Dios de Israel.

Aunque es cierto que siempre debes honrar a la autoridad (Romanos 13:1), nunca debes desvivirte por ganarte el favor de la gente a costa de tu relación con Dios, sobre todo cuando te piden que hagas cosas contrarias a Su Palabra. 

Sí, mantenerte firme contra ellos puede causarte problemas, pero obedece al Padre y no temas. Los agresores van y vienen, pero el Señor es eterno, y siempre te guiará por el camino correcto.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.