17 May
17May

El día que pasó puede que haya sido difícil y turbulento, pero en Cristo encontramos consuelo en la certeza de que con cada nuevo día, somos llamados a renovar nuestras fuerzas en Dios. El Señor es nuestra fuente inagotable de energía y aliento, dispuesto a recargarnos para los desafíos que surgen con cada amanecer.

En la Palabra de Dios, en Isaías 40:31, encontramos la promesa que nos inspira: 

pero los que confían en el Señor recobran las fuerzas y levantan el vuelo, como las águilas; corren, y no se cansan; caminan, y no se fatigan.
Isaías 40:31
 

Este versículo nos recuerda que, al poner nuestra confianza en el Señor, él nos permite afrontar cada día con vigor y fe.

Al despertar, reconoce la importancia de conectar con Dios a través de la oración y la lectura de su Palabra. Esos momentos son como una recarga espiritual que te prepara para los desafíos que enfrentarás. Mientras buscas la presencia del Señor, él te fortalece y te guía con sabiduría.

Que, en cada nuevo día, experimentes la renovación que proporciona únicamente el amor de Dios. Que la certeza de su presencia te impulse a volar alto, a correr sin desmayar y a caminar sin cansarte. 

Así, recargado en su poder, enfrentarás cada desafío con la confianza de que eres más que vencedor en Cristo Jesús. 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.