28 Jan
28Jan

Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido. 

Hebreos 11:11

Hebreos 11:7-16 presenta una visión dinámica de la fe, que a menudo se concibe erróneamente como una mera creencia que mantenemos en algo o en alguien. Sin embargo, la Biblia describe la fe como una confianza activa y segura que nos impulsa a la acción. 

Este pasaje ilustra que toda fe va acompañada de una acción. Por ejemplo, Noé construyó un arca, Abraham siguió la llamada de Dios sin conocer su destino y Sara esperó al hijo prometido con la certeza de alguien que confía plenamente en El Señor.

La narración del versículo de hoy anima a los creyentes a no ser pasivos, sino a confiar activamente en las promesas de Dios y responder a ellas, imitando los ejemplos de las personas fieles que además de en Hebreos 11, se han revelado con sus historias, en las Santas Escrituras. 

Estos hombres y mujeres fueron testigos de notables obras de Dios en sus vidas gracias a su fe y obediencia. La fe se compara con un músculo que se fortalece y crece con el uso y el propio entrenamiento. Al practicar activamente la fe, mediante las pruebas y adversidades de la vida, los creyentes refuerzan su confianza en El Señor y en lo infalible de Sus promesas, aunque no muchas veces no vean cumplidas estas promesas en su vida.

La Palabra de Hoy nos invita a la reflexión: ¿Vives activamente tu fe en Dios y en Su Palabra? ¿Sigues los mandatos y prestas atención a las advertencias de las Escrituras? ¿Influyen en tus pensamientos y acciones las verdades de la Biblia sobre la naturaleza y el poder de Dios? Si éstas resuenan en ti, es un indicio de que tu fe es sólida y está madurando.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.