24 Aug
24Aug

Luego, Samuel tomó una piedra, la puso entre Mispá y Sen, y a ese lugar lo llamó Ebenezer, porque dijo: «Hasta aquí nos ha ayudado el Señor.»
1 Samuel 7:12

Los israelitas estaban desmotivados en la batalla contra los filisteos, pero la victoria de ellos dependía de Dios, quien era su piedra de auxilio. 

La historia de Samuel es un ejemplo de cómo Dios cuida de su pueblo y es fiel. En nuestras batallas más grandes, si dependemos del Señor, él también nos ayudará. 

Ebenezer fue el nombre que se le dio a la piedra que Samuel colocó como memorial en el lugar de la batalla. Esto indicaba que ellos habían creído y declaraban que «hasta aquí el Señor nos ha ayudado el Señor». 

Sin la ayuda de Dios no habrían llegado, y esto también pasa con nosotros: sin Dios no podemos hacer nada. ¡Pero con él, somos más que vencedores!Piénsalo: el mismo lugar que anteriormente había sido escenario de una gran derrota para los israelitas (1 Samuel 4), se transformó en un memorial de la gracia y la victoria alcanzadas por el poder de Dios. De la misma manera, Dios puede hacer contigo. Confía en él en tus tiempos de necesidad. 

Él puede convertir cada carencia en provisión, cada sufrimiento en alivio y encender una luz en medio de la oscuridad.¡Jesucristo es nuestra Roca eterna! Aférrate a él y mantente firme, porque él te sustentará.  

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.