30 Sep
30Sep

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. 1 Juan 5:14-15 

Santiago dice: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” (St 1,5). La mejor enseñanza sobre cómo actuar en medio de la adversidad, es decidir confiar en la oración. 

Pablo dice: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” (Flp 4,6). Del mismo modo, debemos decir nosotros: “Señor, que llegue a mi vida sólo lo que tu mandes”. Y además reforzar nuestra petición diciendo: “Señor, danos fe”.

El versículo de hoy, es la exhortación de Juan para que no olvidemos la necesidad de orar, y describe cómo hacerlo de un modo excelente. En primer lugar, nos recuerda que podemos tener “confianza”, que es el alma de la oración. A continuación, nos instruye sobre lo que debemos pedir: “todo aquello conforme a la voluntad de Dios”. Por último, también debemos creer que “nos escucha”. Santiago dice que “[el que duda] tiene la mente dividida y es inestable en todo lo que hace” (Sant 1,8). Sin embargo -dice- cuando pidas, “pide […] con fe, sin dudar” (v. 6).

No creas que algo es imposible, o que debido a Tus fuerzas caídas o cansadas, todo está perdido. Clama al Señor que renueve Tu fe. Pide con confianza, de la forma en que el apóstol Juan nos invita. Y cómo un guerrero de Dios, no olvides que El todopoderoso, es el único general que jamás dejará caído a ninguno de sus soldados.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.