08 Jul
08Jul

Ezequiel 37:1-14

Con frecuencia escuchamos decir: «Mientras hay vida, hay esperanza». Pensamos que mientras tengamos un soplo de aliento, por muy mínimo que sea, todavía podemos luchar, que todavía podemos salvar la situación. Pero hay ciertos momentos o situaciones en las que simplemente nos rendimos, dando por hecho que es el fin. Pienso que el profeta Ezequiel se debe haber sentido bastante desalentado frente a todos esos huesos secos. 

La verdad que en ciertas ocasiones sentimos que tenemos ese panorama de estar en ese valle de huesos secos; nuestra vida puede parecer similar a este valle de huesos secos, sentimos que ya no hay nada mas que hacer, que todo esta completamente perdido y que ya no hay esperanza alguna.

Este sentimiento de derrota y desesperanza nos hace querer renunciar en nuestro caminar con Dios.

Pero hoy Dios nos quiere hablar asi como a el profeta Ezequiel, (Ezequiel 37:4-6"Profetiza sobre estos huesos".

Profetiza sobre tu familia, sobre tu negocio, sobre tu barrio, sobre tu ciudad, sobre tu nacion, y diles que esos huesos tendran que revivir.

Tenemos un Dios que todavía hace milagros, que es capaz de hacer lo inimaginable e ir contra toda lógica humana. Él puede darles vida a los huesos secos de nuestra alma, puede volver a unir todo lo que está roto, puede hacer vivir de nuevo nuestro corazón y traer luz y gozo cuando pensamos que solo nos queda el desierto y la tristeza.

Y cuando escuches la voz del desaliento haciendote cuestionar del poder de Dios, recuerda PROFETIZA a tus huesos secos, PROFETIZA a tus sueños muertos, PROFETIZA a tu generazion, PROFETIZA y rescata tu nacion.

El espiritu de Dios solpara desde los 4 vientos y seras testigo de como los huesos secos van a vivir de nuevo. 

Hoy es tiempo de cambiar la historia de tu vida con tu boca, porque en tu boca esta el poder de PROFETIZAR.

Alaba y Profetiza esta alabanza con toda tu FE que tu tierra seca, resucitara.


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.