31 Jan
31Jan

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. 

Romanos 12:2

¿Te sientes tentado a pensar en algo que sabes que está prohibido en la Palabra de Dios? Si es así, recuerda que el pecado comienza con un pensamiento. Puedes pensar que esas deliberaciones son inofensivas, pero no lo son; por eso el enemigo siempre empieza sus embestidas por tu mente. Sabe que si consigue que pienses en un comportamiento, al final conseguirá que te enganches a él.

Como ves, el pecado consiste en satisfacer tus necesidades al margen de la provisión de Dios. No sólo nos esclaviza a actividades destructivas, sino que también nos impide reconocer y recibir las respuestas de Dios a nuestras necesidades más profundas. Al final acabamos en una situación en la que nos sentimos totalmente fuera de control, completamente dominados por nuestros deseos más crudos.

Nos entregamos a personas o adicciones y luego nos sentimos impotentes para liberarnos de sus garras. Así es como el pecado se apodera de nuestras vidas.

Si alguna vez te encuentras en esta situación, ¿qué puedes hacer? 

En primer lugar, recuerda que ninguna transgresión es demasiado grande para que Dios la perdone. La sangre de Jesús puede cubrir todo nuestro pecado. Primera de Juan 1:9 dice: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”. 

Así que lo primero que tienes que hacer es tomar la decisión de apartarte de ello y volver al Señor. 

En segundo lugar, toma el control de tus pensamientos (2 Corintios 10:5) y permite que Dios los transforme (Romanos 12:2). Comprométete a decir no, a todo lo que no se corresponda con Su Palabra.

Puede parecer que el pecado tiene un dominio inquebrantable sobre ti, pero puedes vencerlo con el poder del Espíritu Santo. Porque una vez que hayas probado la libertad de Dios y aprendido Sus principios, el pecado perderá sin duda su atractivo.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.