05 May
05May

“Aplica tu corazón a la enseñanza, Y tus oídos a las palabras de sabiduría”. 

Proverbios 23:12

La Palabra de Dios nos recuerda una y otra vez que nuestro Creador espera que llevemos una vida disciplinada. Dios no recompensa la pereza, el mal comportamiento, ni la apatía. Al contrario, espera que nos conduzcamos en todas las acciones que desempeñemos, con dignidad y disciplina. 

Por desgracia, en el mundo de hoy cada vez más se glorifica el ocio y a menudo se da realce a la indiferencia. Pero Dios nos ha otorgado, desde Su infinita gracia, dones y talentos, que espera que utilicemos.

Proverbios 23:12 aconseja: Aplica tu corazón a la enseñanza, Y tus oídos a las palabras de sabiduría”. Y 2 Pedro 1:5-6 enseña: “vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad”. Así pues, la Palabra de Dios es clara: debemos ejercer la autodisciplina en todos aquello que emprendamos, pensando siempre, en que los frutos que demos, serán recompensas grandiosas, para gloria del Señor.

Si de verdad queremos ser fieles administradores de nuestro tiempo, nuestros talentos y nuestros recursos, debemos adoptar un enfoque disciplinado de la vida. De lo contrario, nuestros talentos se desperdiciarán y nuestros recursos se malgastarán. 

Pidamos entonces al Señor, la disciplina para avanzar sin retrasos, la paciencia para aguardar los frutos de nuestra obra y la confianza para luchar en la prueba hasta alcanzar la victoria, que Él mismo nos ha prometido. 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.