06 Oct
06Oct

Jesús recorría todos los pueblos y aldeas enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia. Al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin pastor.
Mateo 9:35-36

El ministerio de Jesús de predicación, enseñanza y sanación, fue motivado por un sentimiento muy simple. No lo hizo por fama, atención o dinero. Lo que motivó a Jesús fue su compasión por la gente.

El hecho de que las multitudes no conocieran verdaderamente a Dios Padre, que no tuvieran liderazgo espiritual, que estuvieran sumergidos en sus pecados y enfermedades, motivó a Cristo a actuar. 

La situación de la gente no es muy diferente hoy en día. La verdad es que muchos siguen siendo tan miserables como antes, pero ni siquiera lo ven.

¡Necesitas actuar! La misericordia debe convencerte a salir de tu lugar para ayudar a las personas que te rodean. Sé como Cristo y ten compasión de los pobres, los débiles, los perdidos y los pecadores. Él dio su vida por la salvación de ellos, ¡esparce este mensaje!

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.