13 Feb
13Feb

Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las aves? 

Lucas 12:24

Muchas personas sufren ansiedad. Las noticias o las circunstancias en casa suelen causar preocupación y miedo por nuestro futuro. Pero, como creyentes, se nos anima a no preocuparnos (Lucas 12:22). En lugar de eso, debemos buscar el reino de Dios y confiar en que Él proveerá todas nuestras necesidades (Lucas 12:31). 

Esto es lo contrario de la filosofía del mundo, que nos dice que dependamos de nosotros mismos o de otras personas para tener seguridad.

Podemos depender con confianza de nuestro Rey eterno porque Él mismo es la verdad (Juan 14:6), y Sus promesas son verdaderas. Según Tito 1:2, Dios no puede mentir y nunca hace una promesa que no vaya a cumplir. Y ciertamente tiene el poder de cumplir Su palabra, pues “nada hay imposible para Dios” (Lucas 1:37).

El Señor también tiene en cuenta todas nuestras necesidades. Viendo Su excelente provisión para los pájaros y las flores, podemos confiar en Su cuidado aún mayor para Sus amados hijos. Qué alivio saber que nuestro Padre celestial conoce íntimamente nuestras necesidades y está deseoso de satisfacerlas.

¿Creerás en Dios, buscarás Su reino y descansarás en Su paz, que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:7)

La promesa está dada, el cumplimiento es seguro, y ahora la elección es tuya.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.