18 Feb
18Feb

Mas yo en ti confío, oh Jehová; Digo: Tú eres mi Dios. En tu mano están mis tiempos; Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores. 

Salmos 31:14-15

Empecemos cada día dándole al Señor, los primeros frutos de nuestro tiempo, así estaremos mucho más preparados para resistir a  las dificultades y problemas de cada día, cómo también a aquellos de las pruebas mucho más difíciles que se nos presenten, al saber y recordar, que obramos para Su gloria y no para la nuestra.

Hagamos como el Salmista en la Palabra de hoy,  dejemos en Sus manos y en Su divina providencia, los deseos de nuestro corazón y declaremos con la misma convicción: “Pero yo confío en ti…oh Señor; Dije: Tú eres mi Dios. Mi tiempo está en Tus manos”.

La Biblia dice: “Fíate de Jehová de todo tu corazón,Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; ”. (Proverbios 3: 5-7)

Dios quiere escucharte decir: “Señor, no sé cómo va a ser el día de hoy, ni conozco la magnitud de los desafíos que encontraré en el camino. Sin embargo, estoy seguro de que bajo cualquier circunstancia, todo estará bien, pues Tú tienes el control. Te confío cada uno de mis pasos. Mi tiempo está en tus manos. Confiar en ti es mi primera prioridad en la vida”.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.