16 Oct
16Oct

Los ojos de todos esperan en ti, Y tú les das su comida a su tiempo. Abres tu mano, Y colmas de bendición a todo ser viviente. Justo es Jehová en todos sus caminos, Y misericordioso en todas sus obras. 

Salmos 145:15-17

La palabra “bondad” es un término que a menudo se pasa por alto en nuestro vocabulario cotidiano. En tiempos modernos, tendemos a usar palabras como “amabilidad” o “cortesía” en lugar de “bondad”. Pero, ¿sabías que en la Biblia, la bondad es altamente valorada? La bondad se menciona junto con otras virtudes en Gálatas 5:22 como un fruto del Espíritu. 

La bondad y la amabilidad son conceptos relacionados, pero tienen diferencias sutiles. La bondad se origina en el corazón, es un sentimiento interno, mientras que la amabilidad se manifiesta a través de acciones y palabras hacia los demás. La bondad es ser, mientras que la amabilidad es hacer.

La bondad amorosa de Dios es su disposición favorable hacia toda su creación. Imagina cómo Dios cuida de su creación: hace llover para regar la tierra, hace crecer la hierba en los montes y alimenta a los animales y las aves. El Señor es justo en todos sus caminos y misericordioso en todas sus obras.Y Su generosa bondad, se extiende incluso a aquellos que pueden alejarse de Él.

Jesús nos insta a ser bondadosos incluso con los ingratos e impíos. Dios anhela llevar a todos al arrepentimiento y a experimentar su amor y misericordia. Se hoy ese que transmite con Su ejemplo, la verdad y la vida que Sólo El Señor brinda, seamos medio para que otros, alejados de Sus caminos, vuelvan al encuentro con el Padre amoroso y Todopoderoso, que de brazos abiertos, los espera.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.