11 Nov
11Nov

Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos. 

Proverbios 23:26

Mientras te enfrentas a los retos de hoy, puede que en momentos de gran dificultad te cueste creerlo, pero la provisión que Tu Padre Celestial puede darte, es verdaderamente suficiente para todas tus necesidades. Él suplirá en todo lo que te falte. 

Donde seas débil, Él será tu fuerza y tu victoria. El Señor Dios Todopoderoso puede satisfacer todo lo que realmente necesites para crecer en Su voluntad y, además, ser Él, tu defensor inquebrantable, tu líder sabio, tu ayudante constante y tu amigo fiel en todo momento.

¿Captas el significado de esta verdad? Tienes el potencial de experimentar el poder y la presencia de Dios tan profundamente como los que se mencionan en las Escrituras. Cuando te miras en el espejo, puede que veas tus defectos y carencias, pero el Padre te ve con el mismo deseo y la misma capacidad de darle gloria, como hizo con Moisés, David y Pablo.

De hecho, Romanos 15:4 nos recuerda que los relatos escritos en las Escrituras estaban destinados a instruirnos y animarnos, para que, mediante la perseverancia y el estudio perseverante de las Escrituras, encontrásemos esperanza. En otras palabras, lo que fue posible para los héroes de la Biblia también es posible para ti, no por lo que eres, sino por el asombroso Dios al que sirves.

No necesitas nada más para experimentar el amor, la sabiduría, el poder o la provisión de Dios. Todo lo que necesitas es un corazón abierto que anhele conocerle, unos ojos atentos a Su presencia y una voluntad comprometida a obedecerle.

Así que tómate un momento para reflexionar: ¿Qué es lo que realmente necesitas hoy? ¿Es comprensión y entendimiento profundos? ¿Fuerza y guía para superar tus pruebas? ¿Sabiduría, poder y provisión para triunfar? Hay Alguien que anhela proporcionarte estas cosas. Así que entrégalo todo a Jesús, y Él se convertirá en todo lo que necesitas.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.