26 Sep
26Sep

Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, Y él considera todas sus veredas. Proverbios 5:21

¿Alguna vez has mirado a otra persona y has pensado: “¿Cómo pudo desarrollar ese maravilloso don? ¿Cómo descubrió que podía hacer eso?”. La gran variedad de talentos, capacidades y habilidades de las personas es asombrosa. Y todas ellas tienen una historia: una persona que las inspiró o un acontecimiento que despertó su entusiasmo en un área concreta.

Cuando piensas en todas las posibilidades, puede parecer que el potencial de una persona es infinito, sobre todo para los que tienen muchos recursos terrenales. Y tal vez eso te resulte hoy algo desalentador, porque puede haber cargas y situaciones en tu vida que creas, están limitando el máximo desarrollo que te gustaría alcanzar o que pudieras haber alcanzado. Te preguntas si tus circunstancias hubieran sido distintas, si podrías haber sido ese atleta, intérprete, artista o científico galardonado. Si la vida no hubiera sido tan difícil, ¿en qué podrías haberte convertido?

Pero tu situación no es tan limitada como puede parecer. De hecho, las Escrituras dejan claro que Dios tiene un plan específico para ti (Salmo 139:16). Él vigila cada camino que conduce a tu vida -incluidas las oportunidades, influencias, recursos y pruebas que te afectan- para moldear tu carácter y tus dones. El lugar en el que te encuentras hoy no es un error. Al contrario, todo forma parte del desarrollo de Dios para convertirte en todo aquello para lo que te creó, y dirigirte por Su voluntad, aquella diseñada para Ti que además es la que le rendirá a Él mayor fruto y la mayor gloria.

Así que no te desanimes ni mires a los demás con pesar, o hasta inconscientemente queriendo poseer lo que ellos tienen. Lo más sensato es contar con que el Padre te guiará paso a paso por Su voluntad para ti, el único camino que te conducirá a tu pleno potencial.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.