24 May
24May

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.
Romanos 8:14

Todo el que ha aceptado a Cristo tiene el Espíritu Santo de Dios en él. El Espíritu Santo es quien nos auxilia y nos da dirección para que podamos tener una vida plena y llena de bendiciones. Gracias a su presencia podemos discernir lo que no logramos ver.

El Espíritu Santo nos perfecciona. Mientras más lo buscamos, más crece nuestra intimidad con Dios. Cuando buscamos la luz nos alejamos automáticamente de las tinieblas y es en esa trayectoria que el Espíritu Santo nos guía rumbo a la vida eterna. 

Antes de tomar cualquier decisión, pon la situación delante de Dios. Deja que el Espíritu Santo sea tu guía. Ora continuamente. La oración nos conecta con el Espíritu Santo.

 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.