06 Jan
06Jan

Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, Y aun al impío para el día malo. 

Proverbios 16:4

Sabemos que Dios es bueno y amoroso. Por eso parece contraintuitivo pensar que nuestro compasivo Padre celestial obraría a través de algo malvado, como sugiere el Proverbio de hoy. Pero a lo largo de las Escrituras vemos que El Señor permitió que se levantaran naciones malvadas para disciplinar al pueblo judío, a fin de que se arrepintiera de sus pecados y volviera a Él. Así ocurrió, sin duda, cuando los babilonios llevaron cautivo al pueblo de Judá durante setenta años (2 Crónicas 36:15-21).

Estar tan lejos de casa, en Babilonia, fue difícil y desgarrador para el pueblo de Dios. Pero el Padre no les abandonó -ni lo haría nunca-. De hecho, a causa de la adversidad, muchos de los judíos se limpiaron de la idolatría que los había asolado. Renovaron su compromiso con el Señor y enseñaron a sus hijos a buscarle.

En otras palabras, Dios logró cosas increíbles durante el tiempo de cautiverio de Judá. Del mismo modo, puede que no entiendas por qué el Señor ha permitido que surjan en tu vida algunas personas y circunstancias adversas. Pero comprende que Él las ha permitido para Sus propósitos de limpiarte del pecado, fortalecer tu fe, forjar tu carácter y profundizar en tu relación con Él. 

Así que no desesperes, por muy mal que parezcan las cosas. Confía en que Dios sigue teniendo el control y que un día verás brillar Su bondad a través de todo lo que actualmente te atormenta.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.