14 Sep
14Sep

Hijo mío, no andes en camino con ellos. Aparta tu pie de sus veredas. 

Proverbios 1:15

Proverbios 1:15 nos advierte de que no sigamos a la gente equivocada ni nos dejemos arrastrar por sus caminos de perdición. El versículo dice: “Hijo mío, no andes en camino con ellos. Aparta tu pie de sus veredas”. Es un recordatorio de que las personas de las que nos rodeamos pueden tener una poderosa influencia en nuestras vidas, para bien o para mal.

Como cristianos, estamos llamados a vivir vidas que agraden a Dios y a seguir sus caminos, incluso cuando ello signifique ir en contra de la multitud, o de la opinión de la mayoría. Esto puede resultar difícil, sobre todo cuando nos vemos presionados por los demás para que comprometamos nuestros valores y creencias.

Pero podemos consolarnos sabiendo que Dios está con nosotros y nos ayudará a mantenernos firmes en nuestra fe, y aptos para batallar contra la tentación del enemigo por huír de sus sendas. Podemos acudir a Él en busca de fuerza y guía, y Él, rico en gracia y abundante en misericordia, nos dará la sabiduría que necesitamos para tomar las decisiones correctas, incluso frente a la oposición.

Así que tengamos cuidado con las personas de las que elegimos rodearnos, y procuremos seguir siempre los caminos de Dios, incluso cuando eso signifique quedarnos solos. Confiemos en su bondad y en su amor, sabiendo que su presencia nos acompaña y como Él mismo nos ha prometido, nunca nos dejará ni nos abandonará.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.