18 Aug
18Aug

 Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José. Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta.Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. 

Juan 4:5-9

Es maravilloso leer esta historia, porque nos muestra el amor de Dios para todos.

A pesar de las diferencias entre el pueblo Judío y Samaria, Jesús mostro compasión y misericordia cuando los demás no lo hubieran hecho.

El amor de Dios es Sin Fronteras, no existe ninguna barrera en el amor de Dios; el ama a los malos y buenos, a justos e injustos, a los pecadores, y el mismo amor y ternura que nos muestra a nosotros se los muestra a ellos también.

Jesús es un gran ejemplo para nosotros, que no juzgo a la mujer samaritana, o amo solo a los que lo amaban, sino que murió en la cruz por todos.

No existe fronteras para el amor de Dios; por eso en este día Dios te dice que te ama no importando lo que hayas hecho, recuerda bien esto: "No puedes hacer algo malo, para que Dios te ame menos; ni puedes hacer algo tan bueno, para que Dios te ame mas".

Dios no es como nosotros, que a menudo buscamos que algo malo le pase a las personas que nos hicieron daño, o somos como Jonás que no aceptamos que Dios salve a un País, ciudad o pueblo.

Pensamos que los drogadictos, alcohólicos, narcotraficantes, ladrones, las bandas, los asesinos no merecen el amor o perdón de Dios, pero Dios ama y perdona sin reservas.

Así que no olvides que Dios te ama a ti; y ese mismo amor que tiene Dios sin fronteras muéstralo a tus enemigos, como dice en Lucas 6:28-29:28 bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. 29 Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues.

Escucha esta hermosa alabanza sobre el amor sin fronteras que el Señor nos muestra cada mañana.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.